• Los peluches alivian el estrés, regulan la presión arterial, generan endorfinas e implican un momento de paz.
  • Ayudan a desarrollar sus emociones y creatividad. 
  • Un peluche permite que los niños tengan más confianza en sí mismos. 
  • Les ayuda a desarrollar habilidades sociales.

Veamos a continuación los beneficios de contar con un "amigo inseparable" para el bebé.

  • El bebé lo asocia con el ritual de dormir y le facilita coger el sueño.
  • Aporta al bebé seguridad y calma en momentos de estrés o sobreestimulación sensorial.
  • El bebé establece con él una relación afectuosa distinta a la que mantiene con los papás.
  • ¡Ayudan a desarrollar sus emociones y creatividad y fomentan la autoestima de los pequeños!